lunes, 4 de junio de 2007

Nadie me quiere, nadie se preocupa por mí . . .

La inigualable y nunca excesivamente ponderada "El jovencito Frankenstein" tiene escenas geniales, a cada cual mejor. Pero hay una por la que siento especial debilidad y es aquella en la que Igor sorprende al Doctor en la estantería de calaveras y se pone a cantar aquello de "nadie me quiere, nadie se preocupa por mí, . . . ", casi un himno aplicable a un montón de cosas (este blog por ejemplo, :-P ).

Bueno, mejor verlo que describirlo



2 comentarios:

Alicia Castelo Loureiro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.